Etapa de  formación de los reinos cristianos (ss. VIII – XI)

El primer reino en formarse fue el Astur-leonés, más tarde llamado solo reino de León. Dentro de éste reino estaba integrado el Condado de Castilla (que se convirtió en reino independiente en el s. XI). En el siglo X nace el reino de Navarra, el reino de Aragón y los Condados Catalanes.

  •  El reino Asturleonés

El reino asturleonés fue el iniciador de la Reconquista. Ésta históricamente se inició en Covadonga (Asturias) aproximadamente en el 718 cuando Pelayo, un noble visigodo refugiado en la cordillera cantábrica, por primera vez derrotó a un ejército musulmán en la península. Tras esta victoria, los hispanogodos crearon el reino asturiano con capital en Cangas de Onís (Asturias), más tarde se trasladó a Oviedo. Alfonso I (736-757) extendió el reino por toda la región cantábrica, desde Galicia hasta la tierra de los vascones (País Vasco), gracias en parte a la falta de interés de los musulmanes por esos territorios, además, los reyes asturianos seguían pagando tributo al emir de Córdoba. El sur del territorio hasta el río Duero constituía una extensión semi deshabitada, no controlada ni por cristianos ni por musulmanes.
La zona oriental del reino, entre Álava y Burgos era la más amenazada y se construyeron numerosos castillos para su defensa. Se la llamó Castiella (Castilla, hoy) y el rey de León, Alfonso II, encomendó su defensa a condes. Uno de estos, Fernán González consigue a mediados del siglo X convertir el territorio en un condado autónomo y hereditario.

Las diferencias entre León y Castilla explican, en gran parte, el mayor avance de la segunda. Por ejemplo, en la repoblación de las tierras conquistadas por Castilla se empleó un sistema denominado plesura y consistía en que los colonos ocuparan las nuevas tierras en régimen de propiedad para cultivarlas. Evidentemente, los nobles y los monasterios que tenían a su servicio muchos siervos fueron capaces de ocupar más tierra, pero al menos los campesinos libres tuvieron derecho a ser propietarios. Los repobladores fueron, sobre todo, cántabros y vascos que defendían las nuevas tierras con más decisión porque eran los dueños. Además, los castellanos se concentraban en núcleos urbanos grandes como Burgos para defenderse mejor. Desarrollaron una lengua propia: el castellano, diferente del asturleonés, y prefirieron utilizar también una ley distinta a la leonesa.

A principios del siglo XI Castilla aprovechó la debilidad de la monarquía leonesa para conseguir la independencia del condado y convertirse en reino independiente.

  • Los Pirineos y Cataluña

Estas zonas pronto fueron controladas bajo la influencia de los francos de Carlomagno. El emperador franco quería tener controlada una amplia zona de frontera para frenar posibles ataques musulmanes a su territorio (como ya había ocurrido en el  732 cuando fueron frenados en Poitiers).

– Navarra.
Ocupaba la zona en torno a los vascos por el Oeste, francos al Norte y Aragón al Este. Hasta principios del siglo IX estaba controlado por los francos, pero Iñigo Arista con la ayuda de los rebeldes muladíes del valle del Ebro expulsó a los francos lo que supuso el nacimiento del reino.
Durante el siglo X desde el reinado de Sancho Garcés se extendió hacia el interior alcanzando el Ebro. Logró la cima de poder con Sancho III el Mayor, que va a dominar incluso al resto de los reinos cristianos.
La región fue un importante centro cultural con los monasterios de Leyre y San Millán de la Cogolla.

– El reino de Aragón
Se formo en torno a los condados de Aragón, Ribagorda y Sobrarbe. Estuvo en sus inicios controlado por los monarcas francos y más tarde por los navarros. Pero desde el siglo XI se independizó como reino. La reconquista en esa zona fue difícil pues estaba más poblada de musulmanes que se resistían a perder un rico territorio (el valle del Ebro).

– Los Condados catalanes
Eran un grupo numeroso de condados dominados por los francos. Hacia mediados del siglo IX el conde de Barcelona Wilfredo el Velloso logró imponer su influencia sobre los demás (siempre con los monarcas francos por encima). Con el conde Borrell II la zona tuvo que ser defendida del califato sin la ayuda de los francos, que perdieron su influencia sobre el territorio. Lograron la independencia definitiva en el siglo XI.

Related Post