Los validos en la España del siglo XVII

La principal innovación en el funcionamiento del sistema político de la monarquía española en el siglo XVII fueron los validos. El valido es un miembro de la aristocracia en el que el rey deja todo su poder. El monarca no se ocupaba de las labores de gobierno y el valido tomaba las principales decisiones. Entre sus privilegios: 

  •  Tener en su cargo el aconsejar al rey y tomar decisiones en su nombre.
  • Poder hablar al rey además como íntimo amigo (eso significa que en su presencia no tiene por qué seguir normas del protocolo como quitarse el sombrero)

 

¿Por qué la figura del Valido?

La opinión de muchos historiadores es que los validos gobernaron porque los últimos Austrias carecieron de energía, de carácter, de talento político, etc. Lo cierto es que parece que fueron una figura necesaria para diversificar las responsabilidades de gobierno dada la complejidad que iban adquiriendo los estados. De hecho no fueron un fenómeno exclusivamente español. Figuras similares aparecieron en otras monarquías europeas como, por ejemplo, Richelieu o  Mazarino  en Francia.

Lamentablemente, el nuevo sistema significó un aumento de la corrupción. Los validos aprovecharon su poder para conseguir cargos públicos, pensiones y privilegios  para sus familiares y amigos. Los validos más importantes del siglo fueron:

El  Duque de Lerma, valido de Felipe III y el Conde-Duque de Olivares, valido de Felipe IV.

Related Post