Primer gobierno del PSOE (1982 – 1996)

En 1982, el socialista Felipe González se convirtió en presidente del gobierno cuando el PSOE consiguió la mayoría absoluta. La victoria socialista simbolizó el triunfo de la nueva democracia, la reconciliación nacional (vencía un partido que había sobrevivido en la clandestinidad durante el franquismo) y, por tanto, la normalización de la vida pública. Los socialistas estuvieron en el poder hasta 1996, ya que obtuvieron la mayoría en las elecciones de 1986, 1989 y 1993.

Nada más llegar al poder introdujo reformas dirigidas a la modernización y el progreso de España:

  • En un primer momento se realizó una política económica muy austera para mejorar la desastrosa situación del país: plan de saneamiento del sector público, reconversión industrial (modernización de empresas o cierre de las no rentables)  y privatización de las empresas estatales poco rentables.
  • En 1986, España firmó el Tratado de Adhesión a la Unión Europea, que propiciaba una plena integración económica y política en la Europa desarrollada. En marzo del mismo año, España se incorpora a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN; NATO para el resto del mundo).
  • Una serie de leyes elaboradas por los socialistas transformaron el país con el objetivo de adaptarlo a las nuevas circunstancias políticas y sociales. Desde las leyes de Educación al nuevo Código Penal, pasando por nuevas normas económicas y administrativas, los cambios legislativos fueron intensos.
  • En diciembre de 1988, el gobierno socialista tuvo que enfrentarse a una huelga general convocada por las dos sindicales mayoritarias, UGT y Comisiones Obreras consecuencia de la delicada situación económica
  • En 1992 se celebraron en España la Exposición Universal de Sevilla y las Olimpiadas de Barcelona, que contribuyeron a modernizar el país  y a proyectar  internacionalmente la imagen de España.

 

En 1993, el PSOE volvió a ganar las elecciones generales, pero esta vez sin mayoría absoluta y Felipe González se convirtió de nuevo en presidente con el apoyo parlamentario de la coalición nacionalista catalana Convergència i Unió. El gobierno socialista volvió a practicar una política de reajuste económico que posibilitara la superación de la crisis y la creación de empleo.

Pero, los abundantes escándalos de corrupción de miembros del gobierno y cargos públicos del PSOE (como el director de la guardia civil o del banco de España); el descubrimiento del caso GAL (organización terrorista, supuestamente organizada por el gobierno, que luchaba ilegalmente contra ETA) y una política de acoso por parte de los principales partidos de la oposición – el Partido Popular (la antigua Alianza Popular) y la coalición Izquierda Unida (con el PCE al frente) – provocaron el adelanto de las elecciones generales, cuando Convergència i Unió dejó de dar al PSOE su apoyo parlamentario.

En las elecciones generales de marzo de 1996, el Partido Popular se hizo con el poder  por un pequeño margen de votos, por lo que tuvo que pactar con los nacionalistas vascos y catalanes para poder gobernar.

Related Post