Los reinos cristianos del norte

La zona de las montañas cántabras y asturianas nunca fue dominada del todo por los musulmanes. Eran tierras más pobres y mal comunicadas que pronto fueron abandonadas por los bereberes que allí se establecieron. Esta falta de interés permitió que se reorganizaran la población cristiana y los nobles visigodos que se habían refugiado en la zona. Poco a poco se fueron formando unos pequeños reinos que crearon una franja de frontera que en el siglo IX ya ocupaba todo el norte peninsular desde Galicia a Cataluña.

En el proceso de expansión de estos reinos, al que denominamos como reconquista, se pueden diferenciar dos grandes etapas:

1) Etapa de formación y defensa, s. VIII – s. XI

  • Llega hasta principios del siglo XI con la desintegración del califato de Córdoba. Es la etapa de formación de los reinos cristianos. Tienen que pagar parias y defenderse de la superioridad musulmana. En un avance lento pero constante consiguen fijar la línea de frontera en los ríos Duero y el Ebro.

 

2) Etapa de desarrollo y expansión, s. XI – s. XIII

  • En el siglo XI, con la desintegración del califato, la situación se invierte y la actitud defensiva de torna en ofensiva. Se traslada la línea de frontera del Duero al Tajo a finales del siglo XI
  • En los siglos XII y XIII, las invasiones almorávides y almohades frenan momentáneamente el avance, pero hacia mediados del siglo XIII sólo el reino de Granada queda en poder musulmán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *